Sardinas

Sardinas

Hoy, por fin, hemos comido pescado ¡a la plancha! Sardinas, chipirones y unas cuantas mal llamadas gambas, más bien parientes grandes de nuestras sabrosas quisquillas. Tras muchos días comiendo la insípida comida inglesa -¿tánto les costaría aliñar las ensaladas en vez de plantar directamente las macetas sobre los platos? (de nuevo, cita parcial de mi querido progenitor)- y multitud de crepes, galettes y similares «pseudo-bocatas» franceses.

En el bonito puerto antiguo de La Rochelle hemos encontrado un primo lejano de nuestros -tan echados de menos- chiringuitos costeros. Aunque por estas tierras tienen la peculiar costumbre de echarle a todo lo que ponen en la plancha una especie de aliño a base de ajo picado que hace que todo sepa casi igual, estos «fruits de la mer» a nosotros nos han sabido a gloria. A gloria con recuerdos gloriosos de El Puerto y Sanlúcar de Barrameda, a donde -por cierto- hemos pactado una próxima excursión motera, más que nada por aquello de recuperar el omega-3 que tenemos pendiente.

Y a quien suscribe, estas aliñadas sardinas le traen recuerdos de la gran afición familiar a estos sabrosos habitantes de las costas malagueñas.Y de las fotos -y las risas- que siempren acompañan a los espetos. Y recuerdos de la escurridiza sardinilla playera, tan difícil de atrapar. A todos, besos.

Si te gustó, compártelo
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad